Con el devenir de las transformaciones en las relaciones comerciales hacia lo interno de la sociedad cubana, se han cubierto paulatinamente zonas potencialmente generadoras de recursos económicos asociadas a la prestación de servicios. El lógico incremento de estos locales, compulsa la demanda en cuanto a portadores de valor agregado que signifiquen distingo por carácter estético, fundamentalmente.
La inversión en el área de los servicios por parte de la comitencia privada se ha hecho factible al detectar estos los nichos comerciales descubiertos parcial o totalmente por parte del sector estatal. Se establece una estrategia de generación de soluciones prácticas para el cotidiano hacer del ciudadano que en cuestión de meses ya representa parte indisoluble del entramado socio-económico del diario vivir en Cuba.
“Helem Salón” se resuelve a partir de la economía de elementos visuales y connotando armonía en base a la atenuación del color. Se genera una atmósfera “apacible” que otorga protagonismo espacial a elementos gráficos puntuales y productos relacionados con el uso/función del espacio. La solución tiende al efecto visual expansivo de una superficie físicamente limitada, resolviendo el problema de diseño planteado, asociado este a la mínima disponibilidad espacial.

Helem Salón
En “Havana Keys” el ambiente inducido por contraste de blanco y azul privado de luz, además de mobiliario donde se expresa la cualidad propia de la madera en uso, otorga cierta pulcritud refinada afiliada, en el referente colectivo, al ámbito de los negocios exitosos. Es tácito el vínculo entre lo simbólico y lo práctico desde el rigor en la observancia de los presupuestos de diseño vigentes internacionalmente para este tipo de producto espacial, ahora resuelto eficientemente en un contexto material adverso que se apropia de la esencia en el concepto planteado al margen de la sofisticación industrial imposible.

Havana Keys
Caso aparte sería el servicio destinado a cuidados estéticos en mascotas. Cabe indicar que no se trata del consultorio veterinario privado, modalidad mantenida a contrapelo de los cambios de paradigma económico vigentes en Cuba a partir de la década de 1960, y donde no se detentaba pretensión de visualidad más allá de la higiene manifiesta inherente a cualquier servicio de salud. Este nuevo servicio, incluyendo la oferta veterinaria o no, contempla portadores visuales relacionados con un ideal determinado de confort y profesionalismo. Así la imagen de “idog” se plantea desde ambos conceptos en un reducido marco espacial, refuncionalizando un garaje para conseguir un ambiente confortable que parte del mueble indispensable y la infografía vinculada a la práctica profesional en cuestión. Un planteo de diseño se hace eficaz en la medida en que se apega a las posibilidades objetivas de convivencia espacial de los objetos y de estos con la dinámica funcional demandada.

idog
Al analizar estos interiores desde la invariante de la condición de espacios destinados a los servicios no gastronómicos, no podemos obviar un emprendimiento cada vez más recurrente y con una demanda verdaderamente sustancial dada su relación con la digitalización de cualquier sociedad moderna, al margen de nuestras consabidas limitaciones. Son los talleres o clínicas de teléfonos celulares sitios notablemente frecuentados donde concurren inclusive otros servicios vinculados a lo digital con alta demanda social. “Obispo 411” racionaliza recursos expresivos insertando la gráfica como elemento de cierre espacial que predetermina las funciones de cada área. La línea conduce el discurso formal con marcado carácter utilitario, ella consigue singularizar las subdivisiones del espacio en la misma medida en que las conecta como producto total.

Obispo 411
Menos usual, aunque muy demandado, es el servicio de enmarque y montaje. “EnmarcArte” resulta en una propuesta de diseño tendiente a señalar la conexión con las artes plásticas de un local comercial en función de la presentación final de una obra de arte. Este interior se configuró desde el otorgamiento de privilegio visual a una pieza artística alrededor de la cual se estructura el ambiente general. Resulta singular la ubicación de la obra en el plano superior, siendo con recursos lumínicos que se resuelve su protagonismo, resultando en la no interferencia con las funciones prácticas que se desarrollan en el local. Líneas quebradas y zonas definidas por la luz indirecta resumen la organicidad del espacio interior planteado.

EnmarcArte
En todos los casos asistimos a la toma en cuenta del diseño por parte del emprendimiento comercial que pretende una distinción formal de su proyecto. No hay disparidad elocuente de calidades visuales, la diversidad está dada por el signo plástico expuesto, conviven en el hacer interiorista diseñadores, arquitectos y emprendedores empíricos avalados por su sensibilidad visual. Los servicios habilitados no difieren de la generalidad en tanto función práctica, pero confort e imagen son funcionales a atributos psico-sociales como credibilidad. Se ha entendido el encargo de diseño en tanto redimensiona el valor de la oferta de servicios.

No Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Previous Cerámicas GAMAS, Yennit Hernández
Next LA I BIENAL DE DISEÑO DE LA HABANA: MIRAR OTRAS EXPERIENCIAS