Principios del Diseño Gráfico


Concepto de Armonía

La finalidad de cualquier diseño es la comunicación, por ello conocer los Principios del Diseño Gráfico es vital para lograr resultados ventajosos.

Cuando diseñamos siempre pretendemos transmitir un mensaje, el modo en que trabajemos cada elemento y la elección oportuna que hagamos de ellos, son los medios para obtener tal objetivo. Estas reglas que compartimos a continuación son herramientas óptimas para que nuestro trabajo facilite la comprensión. De la misma manera que el lenguaje necesita de una buena sintaxis, el diseño gráfico exige una disposición oportuna de los elementos que lo componen.

Armonía de Contrastes
  1. Unidad/armonía:

    Este prin­ci­pio es, en la comu­ni­ca­ción visual, el que más contribuye a la trans­mi­sión del men­saje. La uni­dad da cohe­ren­cia y proporciona un diseño bien cons­truido. La armonía es esencial porque, si han de relacionarse entre sí todos los elementos de una composición, estos deben ajustarse adecuadamente de modo que contribuyan a conformar el todo.

    Equilibrio
  2. Equi­li­brio:

    Se refiere a la posi­ción de los ele­men­tos den­tro de la com­po­si­ción. La simetría es uno de sus principales puntos, pero también la asimetría. En el balance simé­trico, todos los ele­men­tos están dis­tri­bui­dos simé­tri­ca­mente con res­pecto a un eje de com­po­si­ción. Se emplea en dise­ños de carác­ter con­ser­va­dor o de apa­rien­cia clá­sica. Su aspecto for­mal puede refle­jar for­ta­leza, esta­bi­li­dad o dig­ni­dad.  El balance asi­mé­trico o informal resulta menos estricto y genera un resul­tado más rela­jado.

    Proporciones-Escala
  3. Proporción o escala:

    Es la rela­ción de los obje­tos den­tro de la com­po­si­ción con res­pecto al for­mato, así como res­pecto al tamaño de los ele­men­tos entre sí. Lo más recomendable al hablar de pro­por­ción es no rea­li­zar todo idéntico, a menos que con ello pretendamos un resultado específico. Den­tro de un men­saje siem­pre hay ele­men­tos más significativos que otros, refle­jar esa impor­tan­cia por medio de la pro­por­ción, es valioso.

    Énfasis
  4. Énfasis:

    ¿Sobre qué quie­res lla­mar la aten­ción? Todo diseño tie­ne algo que domina y sobre lo que gira la comu­ni­ca­ción del men­saje creado. Propiciar al receptor del mensaje lo que queremos que lea, funciona como el amor a primera vista. Este ele­mento debe ser impactante de modo que llame, inmediatamente, la aten­ción. La proporción, el contraste, pueden ser medios para lograr este resultado. Debemos ir directo al ojo de nuestro público objetivo.

    Ritmo
  5. Ritmo:

    Colo­car los dis­tin­tos ele­men­tos den­tro de tu com­po­si­ción de la manera adecuada puede aumen­tar o disminuir la sen­sa­ción de movi­miento. Ojo con este principio, pues un mal empleo de él puede crear un caos en nuestro diseño y provocar confusión.

Para lograr óptimos resultados de un diseño, lo mejor es tener un buen diseñador Amano pero aun siendo clientes, es bueno que sepamos qué y cómo valorar un trabajo creativo que implique comunicar las bondades de nuestro producto o servicio.

No Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Previous Expo: Las ilusiones de JORGAR
Next Dwell on Desing 2017