La apertura de numerosas zonas WIFI en Cuba desde mediados de 2013 ha impuesto nuevas prácticas sociales en un país donde incluso los indicadores de conectividad son bajos. El nuevo servicio y su potencial ha atraído gran interés para el público; sin embargo los espacios urbanos no están preparados para este nuevo fenómeno. La incomodidad, el tiempo, y la vulnerabilidad personal, entre otros factores negativos, le quita la calidad al entorno de consumo.

PARAWIFI es un proyecto que se ocupa de las demandas latentes de esta nueva realidad y se inserta como una nueva solución utópica.

PRESENTATION_1_.pdf

La fabricación de elementos modulares con materiales plásticos biodegradables asegura la creación de espacios íntimos, que permiten una escala variable, además de acceso a la señal inalámbrica local, y la socialización entre las personas que se reunen en la zona.

Parawifi tiene diferentes configuraciones dependiendo del caso, pero sus módulos básicos permiten confortablemente a 4 adultos en la planta baja, y a 2 jóvenes en los módulos superiores; combinaciones en un espacio de 14m x 14m, permiten la comodidad de hasta 200 usuarios.

PRESENTATION_1_.pdf

Los módulos son de fácil montaje y desmontaje, y pueden estar ubicados en áreas abandonadas o disponibles dentro de la ciudad.

Tanto el acceso y la circulación se hacen cómodos y protegidos. Además de contar con módulos especiales para minusválidos.

Cada módulo está suministrado con células fotoeléctricas, que permiten una buena iluminación y ventilación. Además es posible recargar los teléfonos y otros dispositivos.

PRESENTATION_1_.pdf

Las diferentes alternativas que generan estos espacios pueden proporcionar también  otros módulos como: dispensación de líquido, comida ligera y tarjetas de prepago para el servicio de Internet.

Parawifi propone una red interna para adecuar su propia biblioteca virtual con acceso a la música, los libros, la cultura, la ciencia y otros, además de un chat interno que permita la intercomunicación entre los visitantes.

Christopher Turner (Director de la Bienal de Londres)

3 Comments

  1. Alberto
    13 September, 2016

    Es una solución utópica a un problema que hoy existe en Cuba, pero creo que valdría la pena, al menos, intentar hacer esta idea realidad. Como se disfruta saber que hay diseñadores invirtiendo su tiempo en intentar ayudar a los demas.

  2. marcela
    17 March, 2017

    espantosa propuesta! ademas de tenerte encerrado todo el dia con la nariz pegada en la pantalla, ahora te quieren meter en cubo cool cuando respiras aire libre. Como me gustaria respirar el aire de cuba.
    Marcela, Buenos Aires.

  3. Eduardo
    24 May, 2017

    Eso solamente se ve en Cuba, en cualquier lugar del mundo entras a un bar y te conectas, por no decir en tu casa que es el lugar habitual. Me imagino que se puede convertir en ratoneras, entra un ladrón y no puedes salir corriendo… y adios móvil o ordenador o tablet.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Previous LONDRES prepara Bienal de Diseño
Next MODA: De Freixas a Louboutin