Paneo arquitectónico por La Habana (I)


Catedral de La Habana

Versátil y sorprendente, la capital cubana es muestrario de diferentes estilos que conviven, muchas veces, en un mismo espacio. Esta característica fue uno de los elementos que la hizo obtener el título de Ciudad Maravilla. Un paneo arquitectónico por La Habana les dejará Amano, interesantes revelaciones. En esta ocasión, nos vamos a la zona antigua de la ciudad.

Curvas barrocas

La arquitectura doméstica y urbanística cubana tuvo su etapa más fecunda en el siglo XVIII cuando llegó a la isla el barroco español. Las sencillas casas que rodeaban la Plaza de Armas cedieron paso a mansiones y palacetes que con el tiempo y el crecimiento poblacional, extenderían sus predios a otras áreas de la entonces, San Cristóbal de La Habana.

La personalidad del barroco colonial cubano se define por la sencillez de la volumetría arquitectónica; el trazado de sus molduras y remates; la ornamentación concentrada alrededor de los vanos, en contraste con los lisos muros y el destaque del vano de la entrada principal. Sobresale también el dominio de la forma; la exaltación del movimiento y el trabajo de la decoración. Estas características, tomadas del barroco original se adecuaron a la isla, a los materiales existentes, al clima y a la mano de obra disponible en la época. Por ello, el barroco en Cuba fue una especie de tesis de grado, un proyecto, un ejercicio con un resultado peculiar.

                  interior de La Catedral

 

Y el mayor exponente del barroco en Cuba es la Catedral de La Habana, que forma parte del Centro Histórico de la ciudad, avalado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

«Nunca antes en la historia de la arquitectura cubana, una fachada se había movido y quebrado en planos cóncavos y convexos, nunca se trazaron en esviaje, columnas aisladas o en tríos con tanta osadía, no contamos con otro ejemplo de cornisa que se encrespe, suba y baje con la ligereza de una ola de mar, como lo hace en este edificio».

Joaquín Weiss, arquitecto

 

No Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Previous Un Hollywod cubano en California
Next Proyecto Bajacú