LESS IS MORE… A PROPÓSITO DE LA SILLA DE ALAMBRE


Planteaba el arquitecto y diseñador alemán Mies Van Der Rohe que, en cuestiones de estructura, “Menos es más”. Dicha sentencia se convierte en el slogan de la producción de vanguardia de la primera mitad del siglo XX, cuyas principales directrices descansan en el carácter universal, simplificado y funcional de los objetos. Así, bajo las señas anteriores y a lo largo de este horizonte, se concretan numerosos proyectos que han quedado para la posteridad como joyas del urbanismo, la arquitectura y el mobiliario, espacio este último en donde nombres como Eero Saarinen, Charles Eames y Harry Bertoia han dejado su impronta.

Quizás algunos de estos personajes resulten desconocidos para nosotros los cubanos… pero si planteásemos que la hoy patrimonial silla de la heladería Coppelia responde a uno de los diseños del ítalo-norteamericano Harry Bertoia, seguramente pensaremos su obra con mayor familiaridad.

Silla bertoia

Bertoia lanza a lo largo de la década del cincuenta una serie de cinco sillas de filigrana que rápidamente alcanzan gran popularidad en todo el Globo. Dos de las más extendidas han sido la Diamond Chair (Silla Diamante) y la ya nuestra Wire Chair (Silla de Alambre). Al ser ambas construidas con idéntico material y siguiendo los mismos principios estructurales, la sola diferencia radica en la terminación de sus curvas; en el primer caso en forma puntiaguda, como la piedra preciosa y en el segundo, más rectangular y sencilla, ya casi cubana… ideal para que se conocieran Diego y David en la inolvidable Fresa y Chocolate.

silla de alambre

La Silla de Alambre de Harry Bertoia posee una configuración extremadamente simple de varillas de acero soldadas, curvadas y cubiertas de vinilo o cromadas. La Wire Chair fue pensada más como una escultura que como un mueble y por eso, en sus inicios, se realizaba únicamente de manera manual, dada la probada destreza de su autor en el campo escultórico. Esta silla de maya de alambre no solo responde a las exigencias funcionales del objeto, sino que también penetra en las exploraciones de forma y volumen, conceptos claves para el movimiento moderno del que Bertoia fuera un adepto genuino.

silla bertoia en espacio

Las Sillas Bertoia han sido consideradas uno de los diseños más representativos del siglo XX, y en la actualidad su imperio continúa vigente dada su sencillez, pragmatismo y perdurabilidad. Concebida, principalmente, para la decoración de espacios exteriores, la Silla de Alambre soporta con gran facilidad las variaciones climáticas. Por todo lo anterior, y también porque la sencillez de su estructura valida el «Menos es más» (axioma que para la realidad de la ínsula se convierte en teoría de culto, por lo que en economía de recursos supone), esta pieza, legado del modernismo norteamericano, despliega aún ante nosotros un cúmulo de posibilidades. Sobre su versatilidad y ahorro de materiales, el propio autor concluiría:

“Estas sillas están hechas fundamentalmente de aire… el espacio pasa a través de ellas”.

1 Comment

  1. Yannick Woungly
    22 February, 2016

    ¡Me encantó! Por el tema, obvio, pero además por el estilo, el tono y lo democrático, pues utiliza referencias culturales conocidas de todos los cubanos y por su simplicidad podría sin problemas figurar en publicaciones de corte más amplio. Estupenda monografía.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Previous LA MARCA
Next HOTEL PRADO Y MALECÓN