El proyecto que se presenta tiene su origen en el Concurso Visión 3, convocado por la Casa de las Américas en el año 2002. Su finalidad fue la restauración y ampliación de su biblioteca, sita en Avenida de los Presidentes, entre Línea y 9, en El Vedado. En dicha competencia participaron más de 30 equipos de todo el país, de entre los cuales obtuvo el primer lugar el proyecto Lo Nuevo y el Patrimonio, representado por el estudio Choy-León.

La Casa de las Américas y su Biblioteca se encuentran ubicadas en El Vedado, uno de los barrios más prestigiosos de La Habana, un modelo singular de urbanismo clásico que, desde su fundación a mediados del siglo XIX se ha ido enriqueciendo con una arquitectura respetuosa con el entorno y de altos valores patrimoniales.  

El eje de Avenida de los Presidentes, con una vocación cívica y cultural, es uno de los espacios públicos más importantes de El Vedado, en el cual las nuevas edificaciones que se asienten deberán definirlo como eje cultural desde el Malecón. El eje se inicia con la propia Casa de las Américas hasta la Universidad de La Habana, pasando por sus hitos monumentales.

El proyecto mantiene en sus esencias los mismos principios que originaron la propuesta del proyecto ganador del Concurso Visión 3. Uno de los componentes relevantes del conjunto es la torre que almacena los fondos bibliográficos de la Casa de las Américas. Este cuerpo arquitectónico, esbelto y de 13 pisos, se ha concebido como un cofre o thesaurus que guarda, a la manera de los templos griegos, los valores de la espiritualidad de una cultura dada.

De tal manera, este elemento se convierte en una de las metáforas más importantes del nuevo proyecto. La envoltura de la torre es de un alto valor simbólico, se ha diseñado con dos tipos de pieles. La primera es un límite funcional que define y protege los locales de almacenamiento de los fondos bibliográficos; la segunda es una envolvente ventilada en acero cortén que, además, permite el refrescamiento de la piel interior. El segundo límite se ha diseñado como lámina perforada por múltiples formas tipográficas, con los nombres de los principales intelectuales y artistas de América Latina. Para hacer esta obra artística se ha invitado como colaborador al artista y escultor José Villa Soberón, de amplio prestigio en el panorama cultural y artístico del país.

Para cumplir con las regulaciones urbanísticas de El Vedado, como ya se ha mencionado, el vestíbulo que conecta las dos casas patrimoniales de Línea esquina a G y calle G esquina a 9, se ha diseñado como un gran jardín cubierto. El mismo se separa de las dos casas laterales para respetar el concepto de lotificación del barrio y la proporción del lote, manteniendo la elegancia de la estructuración de El Vedado. El vestíbulo conector se proyecta como un espacio transparente y vegetal, que es consecuente con las características del barrio en cuanto a la presencia de jardines y áreas verdes y a la permeabilidad de las manzanas urbanas.

Además de la envolvente artística de la torre de almacén, se ha concebido en el vestíbulo jardín un volumen cúbico de vidrio suspendido sobre la vegetación, elaborado como una gran escultura contemporánea. Este cubo de vidrio, de seis metros de lado, guarda una representación de la colección Premios de la Casa de las Américas, elaborado artísticamente en resina, tal como se ve en las imágenes. Este cuerpo se hallará iluminado con las técnicas de LEDS y funcionará como una gran lámpara, símbolo del tesoro bibliográfico y espiritual que guarda la Casa.

Al fondo de este vestíbulo se encuentran la recepción y los accesos a las salas de lectura: hacia la derecha al catálogo digital y hacia la izquierda a los ascensores que dan acceso a los tres pisos de las casas y al café literario en el piso 13 de la torre.
Ha contribuido al diseño el aprovechamiento de la orientación de su fachada principal (noreste), que por un lado permite eludir el asoleamiento en las horas críticas del día, que combina a la vez con la incidencia de la brisa diurna.

Después de transcurridos más de 10 años de prorrogada la ejecución de esta obra de valor inestimable, que guarda un patrimonio en peligro, y gracias a la voluntad de la Casa de las Américas, se ha decidido reasumir la construcción de todo el conjunto de lo que constituye la Biblioteca. Impulsa tal propósito el apremio para comenzar la restauración y la nueva construcción, debido al estado de deterioro a que ha llegado el edificio original.

No Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Previous Roberto Gottardi - La duda como una de las bellas artes
Next Estudio-Taller Rigoberto Mena