Era nuestra primera experiencia, y continúa siéndolo, en este mundo. Nos asesoramos, buscamos consejos y pusimos mucho del corazón porque conocimientos concretos teníamos muy pocos. Era más bien un empeño emocional.

María Victoria (Vicky) Benito Messir y Sandra Edith de Huelbes Ocaña: dos cubanas que, unidas por la pasión hacia el interiorismo, decidieron unir esfuerzos y armar un piscolabis.

Múltiples las acepciones de una palabra raramente escuchada, bautizo para la pequeña tienda de arte y diseño ubicada en una de esas callecitas de La Habana Vieja que al transitar pareciera pudiera hacer realidad los sueños.

Tentempié, colación, refrigerio… todas alusiones a la resistencia y a la perseverancia, actitudes que las amigas Sandra (diseñadora especializada en vestuario) y Vicky (arquitecta) debieron poner a prueba cuando, tres años atrás, se entregaron al empeño de materializar una gran ilusión.

piscolabis-panoramica

Su estrecha relación con el centro histórico de la ciudad las hizo decidirse por el espacio actual de Piscolabis al momento en que la Oficina del Historiador entregaba locales en arrendamiento para potenciar el trabajo por cuenta propia.

Al respecto, comentan: “Era nuestra primera experiencia, y continúa siéndolo, en este mundo. Nos asesoramos, buscamos consejos y pusimos mucho del corazón porque conocimientos concretos teníamos muy pocos. Era más bien un empeño emocional”.

La idea inicial fue hacer una tienda de arte y diseño. “Producir objetos de diseño es complicado entonces lo que ha estado a nuestro alcance son productos con un alto nivel de producción manual, artesanales, y más o menos esa línea es la que hemos ido siguiendo”, aclaran.

Además, entre sus metas estaba mostrar una manera diferente de ser Cuba, otra cara de sus diseñadores y artistas aprovechando que espacialmente se encuentran ubicadas en un corredor muy turístico.

V&S: “Al usar las materias primas que todos tienen porque son las de Cuba, conseguidas además trabajosamente, había que darles otra factura y presentación.”

Ambas reafirman la mezcla de decoración y confecciones que bien puede ser apreciada en la disposición de las piezas, evitando sobrepase una cosa a la otra tratando de que todo forme parte de lo mismo: diseño.

V&S: “Lo que tenemos hoy es todavía un punto de partida. Mantener un negocio como este aquí cuesta un poco de trabajo, resulta complicado encontrar los materiales, organizar la producción…

Estas dos profesionales comentan sobre cómo han disfrutado la parte creativa de Piscolabis pues su labor desde cierto punto curatorial, es intensa: seleccionar, encargar, encaminar…

V&S: “Aquí han llegado personas con un trabajo que no nos interesa, pero con un tremendo potencial, ya sea por la idea o por las habilidades manuales del artesano y esas experiencias han rendido resultados muy interesantes.”

piscolabis-detalles

V&S: “Hemos logrado tener una línea de pensamiento bastante afín. A pesar de nuestra individualidad, sabemos más o menos sin tener que conversar mucho que queremos de un producto.”

Participaron en la bienal de La Habana cobijando una exposición porque no quieren desligarse de la vida artística. Además, han recibido el premio Topchoice y la categoría Tripadvisor. En estos momentos están empeñadas en una línea de luminarias recuperando objetos, mientras paso a paso van armando sus talleres. En sus palabras, “la idea es crecer más”.


No Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Previous Los colosos de Máisel López Valdés, DONDE NO HABÍA COLOR
Next ALGO MÁS QUE UN RAYO DE LUZ